El largo camino hacia el Griego Moderno (1832-2018) II

En el último capítulo de nuestra serie, el griego kazarévusa había sido establecido como la lengua oficial del joven Estado. La balanza se inclinaba entonces por el uso de la forma purista y politónica del idioma: ¿Hasta cuándo duró el reinado del griego kazarévusa? ¿Cuándo se estabilizó el griego tal cual lo conocemos hoy? Acompáñenos en la batalla final por el griego moderno.

 

La batalla final por la lengua y la educación

Como vimos en nuestro encuentro anterior, la cuestión lingüística tomó dimensiones políticas de importancia a comienzos del siglo XX. La sociedad se encontraba dividida y participaba activamente del debate, protagonizando incluso enfrentamientos violentos.

En otros aspectos de su historia, Grecia vivía también tiempos convulsionados. En agosto de 1909 un golpe de Estado perpetrado por una Liga Militar que reclamaba reformas políticas ponía en jaque el gobierno del Primer Ministro Dimitrios Rallis (1844-1921). La inestabilidad política abrió paso a la consolidación de una nueva figura que se tornaría clave para la historia griega de comienzos de siglo XX: Eleftherios Venizelos (1864-1936). Fundador del Partido Liberal, logró neutralizar y disolver los reclamos de la Liga Militar, alcanzando al poco tiempo el cargo de Primer Ministro. La consolidación del Partido Liberal en el gobierno abrió las puertas para algunas reformas sociales, económicas y educativas de carácter moderado que permitieron contener el avance de la conflictividad social.

Eleftherios Venizelos y su esposa María Spylitsi en Londres en 1921

 

La Sociedad Educativa y el avance del Griego Demótico

En 1910 el movimiento en favor de la oficialización del griego demótico alcanzó un hito importante, la fundación de la “Sociedad Educativa”, cuyo propósito era lograr la introducción del griego demótico en las escuelas, con miras a potenciar la calidad educativa de los alumnos. Aunque Venizelos debió conceder la inscripción del griego kazarévusa como lengua oficial en la Constitución de 1911, la “Sociedad Educativa” consiguió lentamente ejercer una importante influencia en su gobierno. Los resultados del trabajo en conjunto fueron contundentes: en 1917 por primera vez el griego demótico llegaba a las escuelas primarias, renovando los manuales escolares y los libros de lectura. Hasta entonces la única lengua escrita que se enseñaba en las escuelas era el kazarévusa. ¿Se imaginan aprendiendo a leer con un sistema politónico?

Uno de los impulsores de estas reformas y fundadores de la “Sociedad Educativa” fue Manolis Triandafillidis (1883-1959), un reconocido lingüista a quien debemos las gramáticas de griego moderno más conocidas a nivel mundial.

Los primeros manuales escolares en griego demótico. Recorre uno de ellos en este enlace

Sin embargo, en 1920 Venizelos pierde las elecciones en un contexto de fuertes disputas políticas al interior y al exterior de Grecia, con motivo del control de los territorios turcos habitados por población griega en Asia Menor. La ola reaccionaria que siguió a la derrota de Venizelos se llevó consigo los avances en materia lingüística. Los libros escolares en griego demótico fueron quemados y reemplazados por otros escritos en kazarévusa.

A partir de entonces, se cristaliza la identificación del griego demótico con el mundo de las izquierdas, por un lado; y del kazarévusa con la extrema derecha, por otro. Los golpes militares de 1925-1926 y 1936-1941 se verán acompañados por fuertes rechazos y persecuciones al movimiento demótico. Aun así, hacia el final de la dictadura de Ioannis Metaxás, se le confió a Triandafilidis la posibilidad de editar una gramática oficial de griego demótico, como un intento del gobierno de cortar los lazos que unían al movimiento demótico con la izquierda.

Manolis Triandafillidis y su primera gramática de griego moderno de 1941

La brecha política y la cuestión lingüística

La polarización entre derechas e izquierdas en relación a la cuestión lingüística se agudizó durante la Ocupación Nazi (1941-1944) y la Guerra Civil (1945-1949). Los siguientes gobiernos del período 1949-1964, en sintonía con la consolidación de la derecha en todos los ámbitos de la vida del pueblo griego, mantuvieron el griego kazarévusa en cada uno de los niveles del sistema educativo.

El gobierno liberal de Giorgos Papandreu (1964-1967) estableció la paridad entre el griego demótico y el kazarévusa e introdujo la gramática de Triandafillidis en las escuelas. No obstante ello, en términos oficiales, el kazarévusa seguía siendo el idioma oficial del Estado y de la educación de nivel medio y superior.

Una vez más, cuando el griego demótico parecía estar cerca de ganar la contienda, un nuevo golpe de Estado arrasaba con sus conquistas. Esta vez, la dictadura más sangrienta de la historia contemporánea de Grecia, conocida como la Junta de los Coroneles (1967-1974), fue todavía más allá. Prohibió expresamente el uso del griego demótico, incluso en los primeros años de la escuela primaria, aduciendo que se trataba de la lengua del comunismo, la anarquía y el caos.  

Finalmente, los años de la posdictadura, los de la Presidencia de Kostas Karamanlis (1974-1985), fueron los que pusieron fin a la disputa. En 1976 se formalizó el uso del griego demótico o “griego moderno” en todos los niveles educativos y en 1982 se eliminó el sistema politónico del resto de los ámbitos sociales, políticos y culturales. Las únicas excepciones actuales son la Iglesia Ortodoxa Griega y el periódico Estía que continúan utilizando el griego politónico hasta la fecha.

En ese sentido, la verdadera transformación de la lengua griega de los últimos treinta años fue la desaparición del registro dual y la adopción de un único sistema de escritura oficial que conserva, sin embargo, en su fonética, morfología y vocabulario abundantes elementos de la antigua lengua culta.

¡Hasta la próxima!

Profesora en Historia egresada de la Universidad Nacional de Córdoba. Especialista en Docencia y TIC. Maestranda en Tecnología Educativa en la Universidad de Buenos Aires y Doctoranda en Historia en la Universidad Nacional de La Plata. Docente del Instituto de Educación Superior "Simón Bolívar", en las asignaturas "Historia Mundial II" e "Historia y Política de la Educación Argentina". Profesora de Griego Moderno en la Colectividad Helénica de Córdoba desde el año 2015.

Comentarios

  • Daniel
    08/03/2018

    Tenía que haber ganado el griego Koine T_T

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.